SEP replicará el esquema de orquestas de Fundación Azteca en escuelas públicas

En este sexenio, la Secretaría de Educación Pública (SEP) implementará como política gubernamental la creación de orquestas en escuelas de educación básica. Replicará el modelo promovido por Fundación Azteca, el proyecto filantrópico de Grupo Salinas cuyo dueño es el empresario Ricardo Salinas Pliego.

 

Para ello, la SEP creará la Dirección General de Coros y Orquestas, y será la primera vez en la que habrá un área dedicada exclusivamente a las artes en la estructura administrativa de la dependencia. Se trata de “reproducir el éxito y multiplicar el proyecto de Esperanza Azteca”, respondió la dependencia en entrevista.

 

La creación de esta nueva dirección general es una de las innovaciones en la administración de la SEP, según se establece en el reglamento interno de la dependencia, que se encuentra registrado para su revisión y discusión en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer). Después será publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

 

De acuerdo con uno de los directores de orquesta de Esperanza Azteca –como es nombrada la iniciativa de Fundación Azteca– las secretarías de Educación de los estados les informaron en marzo pasado que el gobierno absorberá la iniciativa, y creará una orquesta adicional en las entidades donde ya funciona alguna orquesta azteca. Los directores dejarán de recibir su salario por parte de la Fundación, para ser empleados de gobierno.

 

Según la SEP, la intención será “reproducir el éxito de Esperanza Azteca, pero no hacer lo mismo, sino más”, porque la conformación de orquestas es una apuesta a la reconstrucción social, al trabajo en equipo y parte de una educación transversal.

La dependencia ya acordó que la Fundación “done el uso del modelo de enseñanza musical Esperanza Azteca”; además del uso en comodato de 6 mil instrumentos y de un sistema de control de gestión, para seguimiento de las orquestas.

Con esa estrategia buscan que cada entidad inicie con al menos un grupo de 200 niñas, niños y adolescentes en 32 orquestas mínimo, y duplicar ese número a final de año, aunque aún falta conocer el presupuesto que se destinará a este programa.

Si bien nadie puede oponerse a que los estudiantes formen parte de una orquesta, dice la investigadora del Cinvestav, Alma Maldonado, éste “es un esquema que se va a prestar a un conflicto de interés por quien está promoviendo el proyecto, pues con dinero público vamos a financiar el programa de la Fundación privada donde el actual secretario de Educación fue el presidente”.

 

“Montarte sobre la estructura de la Fundación y gubernamentalizarla es un esquema que va a dejar más dudas que certezas. Más problemas que beneficios”, finalizó Maldonado.

Comentarios